¿Cuánto vale un reportaje de boda?

20 de enero, 2020 - REFLEXIONES - Comentar -

¿Cuánto vale un reportaje de boda?

            Si estás leyendo esto posiblemente estáis pensando en casaros y comencéis a tener muchas preguntas a las que aún no tenéis respuesta. Una de las dudas más comunes suele ser el fotógrafo para vuestra boda. Esa persona que se dedicará a captar todos los momentos y emociones de ese día y esta es la pregunta que todas las parejas se hacen cuando comienzan a buscar fotógrafo. ¿Cuánto vale un reportaje de boda?

 

 Pues bien, te vamos a revelar la clave de cuánto debe costar un reportaje de boda.

             Cuando busquéis cualquier cosa para vuestra boda os vais a encontrar con multitud de precios y calidades. Por ejemplo, un vestido hecho a medida por una buena diseñadora no tiene el mismo precio que un vestido comprado en Aliexpress. La mayoría de las veces (si los profesionales con los que tratáis son honestos) suele ser proporcional la calidad con el precio.

Aquí entra un factor muy común en la fotografía y videografía de bodas.

             Hay muchas personas que sin ser profesionales tratan de buscarse la vida o simplemente un sueldo extra, fotógrafos que están empezando que no están dados de alta en su inmensa mayoría con lo cual ante cualquier problema físico o fiscal vosotros seríais los responsable por contratarle. Este tipo de fotógrafos podéis llegar a encontrarlos hasta por menos de 600€.

            Un fotógrafo profesional vive de ello y necesita estar formándose constantemente y renovando su equipo (que habitualmente consta del doble que el resto ya que suele tener recambio para cada una de las piezas que utiliza, bien sean cuerpos de cámara como objetivos, flashes), pagar impuestos, alquiler etc...

            Es muy difícil, por mucho que digan lo contrario el contratar "barato". Si alguien os ofreciera un Ferrari a precio de utilitario de desguace... ¿No pensaríais que hay gato encerrado? Aún más si no tiene ni concesionario donde podáis ir a verlo y reclamar en caso de no estar conforme. Creo que acabáis de contestaros vosotros mismos.

            En España, el precio medio de un buen fotógrafo de boda, contratado exclusivamente para el día de la boda y entregando sólo los archivos ronda entre los 1000€ y 1500€  aprox. En caso de querer álbum y postboda rondarían entre los 1600€ y 2500€ aprox.

            Suele ser habitual el buscar en páginas web dedicadas especialmente a novios donde podéis encontrar los mejores profesionales de cada ciudad, que posiblemente también hayas oído hablar de ellos por haber realizado la boda de algún conocido. Contratar ese tipo de fotógrafos te garantizan un buen trabajo y el precio ya dependerá de cada uno. Por desgracia ese tipo de profesionales no abundan.

            Cada boda es única y se invierte en ella mucha ilusión, trabajo y sentimientos. Es una faena equivocarse y no poder contar con el reportaje que te haga recordar lo que viviste ese día y te muestre también como lo vivieron tus familiares y seres queridos. Por desgracia los errores se pagan una vez cometidos.

            Quizá realmente no nos estamos haciendo las preguntas correctas. Te invito a hacer el simple ejercicio de cambiar unas preguntas por otras. Cambia ¿Cuánto vale un reportaje de boda? por ¿Cuánto valen para ti tus recuerdos? Cambia también ¿Quiero alguien que simplemente tome fotos? por ¿Quiero alguien capaz de hacerme recordar los sentimientos que viví ese día?

            Después de todo es cuestión de prioridades (como en la mayoría de los ámbitos de la vida) Tendréis muchos gastos relacionados con la boda, algunos durarán unos minutos, otros durarán unas horas, el viaje te durará un poco más, unos días, pero solo uno te ayudará a recordarlos todos, por eso te aconsejamos que inviertas en recuerdos.

 

Eres la única persona que puedes decidir qué es lo mejor para ti.

 

Deja un comentario

La importancia y evolución de la fotografía de bodas.

19 de febrero, 2017 - REFLEXIONES - Comentar -

 

      El formato digital ha revolucionado de una forma vertiginosa la fotografía de bodas en los últimos años.  Ha pasado de ser un simple trámite de documentación del evento a ser, en ocasiones, un evento en si mismo. 

      En gran parte, esto se debe también a la evolución en cuanto a los medios de comunicación/difusión que tenemos a nuestro alcance. Bien sean redes sociales, páginas propias, servicios de mensajería instantánea etc… 

      En unos años, el reportaje de bodas ha pasado de ser simplemente un recuerdo en papel para disfrutarlo en la intimidad de nuestro hogar con nuestra familia mas cercana, a disponer de un formato con el que si queremos, podemos compartirlo con todo el mundo pulsando un simple botón.  La utilizamos como portada de nuestro Facebook, como perfil de nuestro whatsapp y un sin fin de galerías que compartimos.

      Debido a esto, los novios actuales ya no se conforman con el tipo de fotografías que se realizaban hace 20 años, quieren algo mas dinámico, algo que transmita realmente lo que ha sucedido en ese acontecimiento. 

     Ya no nos conformamos con poder hacer una descripción física de lo ocurrido. El ejemplo lo tenemos cuando esa pareja de novios después de pasados unos años les muestra el álbum de bodas a sus hijos. Los posibles comentarios son “Aquí está la abuela, mira que traje tan bonito llevaba”, “¿Sabes quien es este? Es tu tío Felipe. ¿No te acuerdas de el?” Realmente eran fotografías técnicamente correctas, pero solo hacían como hemos dicho antes una descripción física del evento.

     ¿Es eso lo que queremos ahora? Yo creo que no. Ahora queremos ver unas fotografías en las cuales podamos recordar no sólo como íbamos vestidos, sino también queremos ver como nos mirábamos, como sonreíamos, como nos divertíamos, las reacciones de los invitados. En definitiva, queremos volver a vivir las emociones que sentimos ese día y en la medida de lo posible poder también ver las emociones de los demás asistentes, que bien por los nervios o simplemente por la imposibilidad de estar en todas partes me perdí.

     Por otra parte, nuestra cultura visual también está evolucionando gracias a que hemos podido ver a través de internet trabajos excepcionales de los mejores profesionales de todo el mundo y eso está haciendo que los novios cada vez entiendan mas de fotografía y sepan distinguir entre las distintas calidades que pueden ofrecer los fotógrafos actuales y cada vez más están anteponiendo la calidad al precio a la hora de contratar.

     Gracias a eso cada vez salen mejores reportajes fotográficos y videográficos ya que cuando un profesional se siente valorado tiene una motivación extra que sumado al grado complicidad alcanzado con los novios hace que un trabajo pase de ser bueno a ser excepcional.

      Hablando de complicidad con los novios...   (Bueno, eso será en el próximo artículo)

 

Antonio Taza.

Deja un comentario